Considerando la criolipólisis

El procedimiento de criolipólisis está especialmente diseñado para aquellas personas que tienen grasa no deseada en zonas específicas. A diferencia de la cirugía para perder peso (por ejemplo, la derivación gástrica), la criolipólisis no es una solución para perder peso para personas con obesidad. Un buen candidato para este procedimiento tiene protuberancias notables en ciertas zonas de las que les gustaría deshacerse. Muchas personas desean una alternativa no quirúrgica a la liposucción.

El primer paso que debe realizar es hablar con un médico para comprobar si la criolipólisis es un procedimiento adecuado para usted.

La criolipólisis no es para todo el mundo. No debe realizarse criolipólisis si padece crioglobulinemia, enfermedad por crioaglutininas o criohemoglobinuria paroxística. La criolipólisis no es un tratamiento para la obesidad. Igual que con cualquier otro procedimiento médico, pregunte a su médico si el procedimiento es adecuado para usted.

La criolipólisis puede tratar acumulaciones de grasa visibles en el área submentoniana (papada), muslo, cartucheras, abdomen, y costados (michelines), junto con la adiposidad en el busto, en la espalda, debajo de los glúteos y en la parte superior del brazo. Su médico diseñará un plan de tratamiento personalizado adaptado a su cuerpo y sus objetivos.

Sí, la criolipólisis puede tratar acumulaciones de grasa visibles debajo de la barbilla. La eliminación de un doble mentón es tan tolerable como en otras partes del cuerpo (por ejemplo, abdomen, costados o muslos)

Una vez que las células grasas tratadas se cristalizan (congelan), se destruyen y se procesan y eliminan de forma natural. Una vez que las células grasas tratadas desaparecen, lo hacen para siempre.

La criolipólisis tiene un perfil de seguridad y eficacia bien establecido.