Durante la primera visita

Su médico se tomará el tiempo necesario para hacer una valoración integral de sus objetivos. Juntos, estudiarán su cuerpo desde diferentes ángulos y, se centrarán en las zonas específicas donde desee eliminar la grasa

Encuentre una clínica

Plan de tratamiento personalizado

El cuerpo de cada persona es diferente

Su médico diseñará un plan de tratamiento que se adapte a sus necesidades. Puede lograr sus objetivos en tan solo una visita. Su médico cuenta con diferentes aplicadores para elegir y diseñar un plan de tratamiento que le ayude a lograr los resultados deseados.

Elimine la grasa donde realmente le molesta

En algunos casos, un plan de tratamiento personalizado puede incluir más de una sesión. Por ejemplo, es posible que desee eliminar la grasa del interior y/o del exterior del muslo, y luego deshacerse de esos obstinados michelines o de las cartucheras. Si tiene poco tiempo pero tiene varias zonas con grasa no deseada, en algunas consultas se pueden emplear varios sistemas de criolipólisis a la vez. Su médico le explicará el proceso y determinará si ésta es una opción adecuada para usted.

Enfoque integral para la transformación de su cuerpo

Su médico le dará una recomendación clínica sobre las zonas que podrían tratarse y cuantas sesiones podría necesitar.

Día del tratamiento: Sin cirugía

Es un procedimiento no invasivo. Durante el tratamiento, se colocará una almohadilla de gel y un aplicador en la zona elegida. Esto proporciona un enfriamiento controlado en la grasa objetivo.

Día del tratamiento: respuestas a sus preguntas

Como su nombre indica, el procedimiento de criolipólisis puede ser un poco frío. El enfriamiento controlado se administra a través de un aplicador que congela la grasa objetivo. Aunque inicialmente pueda sentir un frío intenso, esta sensación generalmente desaparece cuando la zona se adormece. Como la mayoría de los aplicadores usan vacío para introducir el tejido graso en la copa del aplicador, también es posible que sienta algo de tirantez, estirones o pellizcos leves.

Una vez que usted y su médico han seleccionado la(s) zona(s) que se van a tratar, el dispositivo se coloca en el cuerpo y se aplica un enfriamiento controlado. Se colocan una almohadilla de gel y un aplicador en la zona seleccionada. Los aplicadores de vacío succionan el tejido hacia el interior de la ventosa del aplicador. Los aplicadores superficiales se fijan en el lugar del tratamiento. Todos los aplicadores administran un enfriamiento controlado al tejido graso tratado.

¡Por supuesto! Se le anima a hacer lo que le resulte más cómodo.

El procedimiento es completamente no quirúrgico, lo que significa que el tiempo de reposo es mínimo. A menudo, los pacientes vuelven al trabajo directamente después de su tratamiento. Esto variará con cada persona y puede depender de la zona que se vaya a tratar.

Durante el procedimiento, puede experimentar sensaciones como tirones, pellizcos leves, frío intenso, hormigueo, escozor, dolor y calambres en el lugar de tratamiento. Estas sensaciones van desapareciendo a medida que la zona se adormece.

Tras el procedimiento, los efectos secundarios habituales suelen ser enrojecimiento, hinchazón, blanqueamiento, hematomas, firmeza, hormigueo, escozor, sensibilidad, calambres, dolor, picazón, sensibilidad de la piel y entumecimiento. El entumecimiento puede persistir durante varias semanas. Puede aparecer una sensación de hinchazón en la parte posterior de la garganta después del tratamiento de la papada.

Aunque son raros, también pueden producirse algunos efectos secundarios adicionales como hiperplasia paradójica, dolor de inicio tardío, quemaduras por frío, síntomas vasovagales, induración subcutánea, hiperpigmentación y hernia. Consulte nuestra página de Preguntas frecuentes para obtener más información.

Como con cualquier otro procedimiento médico, consulte a su médico para determinar si este procedimiento es adecuado para usted.

Después del tratamiento

La mayoría de los pacientes puede volver a realizar su actividad normal inmediatamente después del procedimiento. La mayoría de los pacientes ven resultados entre los 2 y 6 meses tras el tratamiento, dependiendo de la zona que se trate.